This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
Artículo:

Teletrabajo: El proyecto de ley que se adapta a la realidad actual

30 octubre 2020

Abril 2020 – Proyecto de Ley inicial de Teletrabajo en Uruguay:

Con la llegada del coronavirus al Uruguay y frente al aislamiento que se exhortaba desde el Gobierno, muchas empresas casi sin tiempo para reaccionar hicieron lo necesario para seguir funcionando remoto y los empleados aprendieron de forma inmediata sobre diversas plataformas de comunicación y colaboración. En búsqueda de acompañar esta realidad y para brindar las condiciones y el marco que garantice los derechos y obligaciones de las partes, desde el Senado se elaboró el Proyecto de Ley de Teletrabajo (PLT).

Octubre 2020 – Proyecto de Ley Sustitutivo de Teletrabajo:

Meses más tarde, habiendo sido el teletrabajo un experimento a escala mundial, comienzan a verse resultados reales de la puesta en práctica. La experiencia de un semestre permitió revisar algunos conceptos definidos en el proyecto inicial y adaptarlos a las necesidades de las partes en la relación laboral. De esta manera surge el Proyecto de Ley Sustitutivo aprobado por la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social de la Cámara de Senadores (PLST).

Aportes y algunas modificaciones del Proyecto de Ley Sustitutivo:

Esta nueva redacción, si bien mantiene la estructura de la original, modifica algunas definiciones sutiles y otras más evidentes. Agrega además algunos artículos importantes al proyecto.

DEFINICIÓN DE TELETRABAJO, TELETRABAJADOR Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

En los conceptos de teletrabajo definidos en el Art.1 así como el de tele-trabajador del Art.2 se entiende que el trabajador utiliza preponderantemente las tecnologías de la información (TI). Se agrega además que es realizado fuera del ámbito físico proporcionado por el empleador ya sea en forma interactiva o no (online – offline). En el Art.2 se describe que será aplicable a las relaciones laborales que se desempeñen en un régimen de subordinación y dependencia en las que el empleador sea una persona privada o de derecho público no estatal. Se amplía tanto la definición como el ámbito de aplicación.

PRINCIPIOS RECTORES Y DIRECTRICES

Se agregan los principios de aplicación de esta Ley: voluntariedad, reversibilidad, igualdad, no discriminación y fomento del empleo. Si bien todos son importantes en la aplicación de la ley, dado el contexto laboral actual se destaca el último, que reconoce al teletrabajo como medio para facilitar el acceso al empleo y la conservación del mismo.

SOBRE LA JORNADA LABORAL

El PLST en su Art.8 define al igual que en el PLT que trabajador podrá distribuir libremente su jornada de acuerdo a sus necesidades. En la nueva redacción del PLST se agrega que cuando la actividad laboral lo requiera, el empleador y tele-trabajador podrán convenir una jornada laboral con horario determinado.

SEGURIDAD E HIGIENE

Como aditivo al original, se redacta el Art.11 que determina que no se exime al empleador de verificar se cumplan las condiciones de salud y seguridad ocupacional. Otorga al MTSS las facultades para determinar por vía reglamentaria las condiciones de trabajo en esta materia.

HERRAMIENTAS Y EQUIPOS PARA EL TELETRABAJO

Sobre este tema se nota una clara adaptación a la realidad de las empresas, ya que en el PLT inicial se establecía al empleador como el responsable de proveer las TI necesarias (dicha obligación solo podría ser dispensada en caso que el trabajador ofreciera de forma voluntaria sus propias herramientas de trabajo). En la actual redacción del PLST  el Art.12 establece que las partes acordarán en el contrato de trabajo la forma de provisión de las TI necesarias. Se agrega además que si fueran provistos por el empleador en ningún caso se considerará parte del salario ni materia gravada.

OTROS ARTÍCULOS DEL PROYECTO

El resto de los artículos se mantienen de la redacción inicial y regulan: el contrato laboral que deberá pactarse por escrito entre las partes, el lugar donde se desarrolla el trabajo, el cambio de modalidad, el registro de asistencia, los derechos del trabajador y las condiciones laborales, los accidentes y enfermedades profesionales y el derecho a la desconexión.

LA NUEVA NORMALIDAD

Cabe destacar que en Uruguay gracias a la calidad de conexión de la mayoría de los hogares pudo efectuarse la aplicación inmediata de esta modalidad.

La experiencia está demostrando que los beneficios de este camino son muchos y se han logrado romper algunos mitos. Muchas compañías han bajado costos de oficina e incluso mejoraron la productividad, lo que da a pensar que el COVID-19 podría estar cambiando de forma inesperada la forma en que trabajamos, aunque estudios demuestran que esta modalidad en principio parece haber alcanzado por ahora sólo a puestos de  trabajos de calidad.

Resta preguntarse que pasara con esta modalidad cuando pase la pandemia, ya que si continúa como tendencia se acentuaría la desestimación de las fronteras geográficas a la hora de incorporar personal, afectando el empleo y poniendo en juego la jurisdicción del derecho laboral.

[email protected]