• Residencia Fiscal de las Personas Físicas en Uruguay
Artículo:

Residencia Fiscal de las Personas Físicas en Uruguay

12 noviembre 2019

Mauricio Silva , Asesoramiento Tributario - Gerente |

En el presente artículo analizaremos los criterios para la configuración de la residencia fiscal en Uruguay aplicables a las personas físicas, considerando la normativa y jurisprudencia más recientes.

La noción de residencia fiscal, incluida en la reforma tributaria de 2007, reviste especial importancia para determinar a qué impuestos se encuentra sujeto el contribuyente. Asimismo, en el caso de los convenios para evitar la doble imposición, la residencia fiscal es la que determina qué país posee la potestad tributaria.

Criterios de residencia fiscal

El Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) establece que el contribuyente tiene su residencia fiscal en Uruguay cuando se cumpla cualquiera de las siguientes hipótesis:

  • Que permanezca más de 183 días durante el año civil en territorio uruguayo. A los efectos de este conteo, deberán considerarse asimismo las ausencias esporádicas. Una ausencia calificará como esporádica en la medida que no exceda los 30 días corridos, salvo que el contribuyente acredite residencia fiscal en otro país.
  • Que radique en el territorio nacional el núcleo principal o la base de sus actividades o de sus intereses económicos o vitales.

En lo que respecta al concepto de ausencia esporádica, recientemente el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, a través de la Sentencia 179/19, ha entendido que dicho concepto debe aplicarse en un contexto de razonabilidad, no siendo de recibo cuando lo esporádico es la permanencia y no la ausencia. La permanencia se acredita a través del certificado de Llegada emitido por la Dirección Nacional de Migración u otra documentación que se entienda pertinente.

En lo referente a los intereses vitales, nuestra legislación establece que se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene sus intereses vitales en territorio nacional cuando residen habitualmente en el país el cónyuge y los hijos menores de edad que dependan de aquel.

Por otra parte, se entenderá que una persona radica en territorio nacional el núcleo de principal o base de sus actividades, cuando genere en el país rentas de mayor volumen que en cualquier otro país. No obstante, no configurará la existencia de la base de sus actividades por la obtención exclusivamente de rentas puras de capital,aun cuando la totalidad de su activo esté radicado en Uruguay.

La existencia del núcleo principal o base de las actividades económicas se podrá acreditar a través de un certificado notarial o contable de los ingresos totales, donde se detalle el tipo de ingreso, en qué país fue generado y el importe correspondiente. Asimismo, deberá anexarse una declaratoria del contribuyente donde se deberá aclarar que los ingresos generados en nuestro país no son exclusivamente del factor capital. La comparación para determinar dónde fueron generados los mayores ingresos deberá efectuarse país por país. Por otro lado, la radicación del centro de intereses vitales podrá acreditarse a través de toda la documentación que se entienda pertinente como, por ejemplo, la inscripción de los hijos en instituciones de enseñanza en Uruguay.

En 2016, se introdujeron dos hipótesis de la existencia de la base de los intereses económicos en Uruguay, las que no son de aplicación si el contribuyente acredita su residencia en otro país. Concretamente, serán residentes aquellos que posean una inversión:

  • En bienes inmuebles, valuados de acuerdo con las normas del IRPF, por un valor superior a 15.000.000 de unidades indexadas (UI - aproximadamente USD 1.750.000); o
  • Directa o indirecta, en una empresa por un valor superior a 45.000.000 UI (aprox. USD 5.250.000) con actividades o proyectos declarados de interés nacional en virtud de la Ley 16.906. La valuación de la empresa debe realizarse con las normas del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas.

Comentario final

Debe considerarse que, una vez obtenida la residencia fiscal en Uruguay, el nuevo residente queda comprendido en el régimen tributario de los residentes en Uruguay con una ventaja temporal frente a  los demás residentes: por el año en que se convierte en residente fiscal, y por los cinco años siguientes, no tributa IRPF por las rentas mobiliarias generadas en el exterior (esto se lo denomina habitualmente tax holiday).

Esta exoneración encierra gran relevancia dado que, a partir del 2011, el IRPF pasó a un régimen de renta mundial para el caso de las rentas de capital mobiliario del exterior -básicamente, intereses y dividendos- que obtienen las personas físicas residentes en nuestro país, gravándolas al 12%.

msilva@bdo.com.uy