Artículo:

Nueva norma ISO 37301 - Guía práctica para el establecimiento de un sistema de gestión de compliance

30 junio 2021

El pasado mes de abril la International Organization for Standardization (ISO) publicó la versión definitiva “Guía ISO 37301 de sistemas de gestión de cumplimiento” en la que se establecen los requisitos para el establecimiento, desarrollo, implementación, evaluación y mejora continua de un Sistema de Compliance efectivo y apropiado dentro de una organización.

La norma ISO 37301 supone una actualización y reemplazo del anterior estándar internacional de Sistemas de Compliance, la norma ISO 19600:2014. Con respecto a su predecesora, la nueva ISO de Sistemas de Gestión Compliance presenta dos importantes novedades:

  • Además de establecer los requisitos de los que debe disponer un Sistema de Compliance adecuado, detalla cómo se deben orientar estos requisitos para su uso en el seno de las compañías.
  • Será certificable y, por tanto, estará sujeta al examen de un tercero. Esto supone una importante novedad con respecto a la ISO 19600, que servía como Guía de recomendaciones, pero sin tratarse de una norma certificable.

Esta Guía resulta de suma importancia, ya que facilita a cualquier tipo de organización independientemente de su tamaño, sector, naturaleza de la actividad y condición (sector público o privado) los mecanismos necesarios para establecer una cultura positiva de cumplimiento.

Beneficios para la organización

La gestión eficaz y sólida de los riesgos relacionados con el cumplimiento es fundamental y proporciona múltiples beneficios a la Organización. Por ello, en caso de adecuar el Modelo de Cumplimiento a la ISO 37301, los principales beneficios obtenidos por las Organizaciones son los siguientes:

  • Mejora en materia de sostenibilidad.
    • Aumento de la reputación y transparencia
    • Incremento de oportunidades de negocio
    • Evidencia del compromiso de la Alta Dirección con el buen gobierno
    • Fomento la cultura de cumplimiento en sentido amplio, potenciando la formación y sensibilización del personal.
  • Generación de mayor credibilidad frente a Stakeholders y/o tribunales, en caso de estar certificada por un tercero.
  • Ampliación de la influencia de los intereses de los stakeholder, ya que hay que tener en cuenta las expectativas de los mismos en el contexto político social, variables competitivas, socioeconómicas, territoriales, etc.

Certificación

La publicación de esta Guía supone un hito importante para aquellas empresas que tengan la intención de certificarse en un estándar internacional, ya que se trata de una norma adaptable a cualquier sistema jurídico y permite a aquellas empresas que se certifiquen lanzar al mercado un mensaje de compromiso con las mejoras prácticas en materia de compliance y de liderazgo en buen gobierno corporativo.

Con respecto al proceso de certificación, en base a la información que disponemos, ENAC está trabajando en el esquema de acreditación necesario para poder acreditar entidades de certificación, por lo que es posible que a finales de este año 2021 sea posible, para aquellas organizaciones que así lo deseen, iniciar el proceso de certificación por parte de una entidad certificada acreditada.

En base a lo anterior, se puede concluir que esta nueva ISO nace de la necesidad de ir más allá, ya que con “sólo” cumplir la Ley no basta hoy en día. Los inversores y la sociedad actuar valoran la sostenibilidad, la ética y el buen hacer a largo plazo por encima de la rentabilidad a corto plazo, siendo la ISO 37301 una buena referencia para darle una “vuelta de tuerca” a nuestros modelos de gestión y cumplimiento, mejorar su funcionamiento presente y alinearlos con las expectativas del mercado para los próximos años.

Redactado por Iñaki Gómez de España