Artículo:

Novedades tributarias de fin de año

21 enero 2021

Andrea Rifón , Asesoramiento Tributario - Gerente |

Introducción

El año 2020 finalizó con una serie de novedades tributarias, algunas de ellas muy beneficiosas. En la presente entrega realizaremos un breve análisis de las mismas.

Deducción de pérdidas fiscales de ejercicios anteriores (PFEA)

Recordamos que la Ley de Rendición de Cuentas 2015 (ley N° 19.438) limitó la deducción de las pérdidas fiscales de ejercicios anteriores en la liquidación del impuesto a la renta. A partir del 01/01/2017, pasaron a ser deducibles por hasta un 50% del resultado neto fiscal. 

La Ley de Presupuesto (N° 19.924), aprobada y publicada en diciembre de 2020, dispuso en su artículo 680 la eliminación de dicha limitación. Esta modificación aplica para ejercicios cerrados a partir del 31/12/2020, por lo que a partir de dicha fecha las pérdidas fiscales vuelven a ser deducibles en su totalidad (sin perjuicio de que continúa vigente la limitación temporal de los 5 años).

La mencionada modificación resulta muy positiva para las empresas que habían sido perjudicadas por la limitación. Cuando se promulgó la Ley de Rendición de Cuentas 2015, existían empresas que habían generado pérdidas fiscales importantes y que, más allá de la limitación temporal para la deducción de las mismas, contaban con éstas y tuvieron que rehacer sus proyecciones en vista del referido cambio.

Deducción de gastos con contribuyentes del literal E

El decreto N° 352/020 publicado el 31/12/2020 introdujo una nueva excepción a la aplicación de la regla candado en la liquidación del impuesto a la renta, al disponer que los gastos con contribuyentes literal E pasan a ser deducibles en determinadas condiciones.

Recordamos que estos gastos eran no deducibles por no verificar el principio general establecido en la norma del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas, dado que la contraparte de los mismos estaba exonerada del impuesto. 

Las condiciones requeridas por esta excepción consisten en que la operación se documente mediante comprobantes fiscales electrónicos, y el pago se efectúe a través de transferencias entre cuentas de instituciones de intermediación financiera. De cumplirse estos extremos, y siempre y cuando se trate de gastos necesarios para obtener y conservar la renta, el gasto va a ser deducible.

Esta modificación es muy beneficiosa ya que permite fomentar la contratación de contribuyentes literal E, que en el pasado podían ver limitadas sus opciones por la no deducción del gasto en cabeza de sus clientes.

Prestación de servicios de usuarios de zonas francas a personas físicas residentes (norma transitoria)

En el año 2020 el Poder Ejecutivo llevó a cabo una política de estímulo a la inversión, que se manifestó entre otros, en los decretos N° 163/020 y 174/020, que introdujeron nuevas causales para la configuración de la residencia fiscal de personas físicas en Uruguay.

En este contexto fue necesario dar una solución transitoria para los servicios que los usuarios de zonas francas venían prestando a personas físicas residentes en el exterior, que adquirieron la residencia durante el ejercicio 2020.

El decreto N° 362/020 dispuso que los servicios prestados por usuarios de zonas francas a personas físicas que hayan adquirido la residencia fiscal Uruguay a partir del ejercicio fiscal 2020, se considerarán prestados al exterior del territorio nacional, siempre que dichos servicios se prestaran, por el prestador al prestatario, en forma previa a la entrada en vigor de este decreto. Esta solución rige hasta el 30/06/2021.

Otras novedades

  • La Dirección General Impositiva presentó un formulario que contempla la nueva opción para las personas físicas que adquieran la residencia fiscal en Uruguay a partir del ejercicio 2020. En dicho formulario, la persona física deberá dejar constancia de la opción elegida: tributar el Impuesto a las Rentas de los No Residentes exclusivamente con relación a los rendimientos del capital mobiliario en el exterior, por el ejercicio fiscal en que se verifique el cambio de residencia a Uruguay y durante los 10 siguientes, o tributar el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas por dichos rendimientos a una tasa del 7%.

El plazo para presentar esta declaración vence el 30/06/2021.

  • Con fecha 29/12/2020, el convenio para evitar la doble imposición con Japón fue aprobado por ley (N° 19.938). El convenio aún no está vigente, dado que se requiere que se cumplan otros requisitos.

En resumen

Los cambios introducidos, especialmente en lo referido a las pérdidas fiscales y la deducción de los gastos con contribuyentes del literal E, fueron bien recibidos por las empresas. Esperemos que se continúe por esta línea y se introduzcan nuevos cambios que eliminen diversas  inequidades o inconsistencias del régimen vigente.

[email protected]