• NIIF 16 "Arrendamientos" Modificaciones a las normas contables
Artículo:

NIIF 16 "Arrendamientos" Modificaciones a las normas contables

26 febrero 2019

Cra. Romina Radesca - Departamento de Auditoría y Servicios Relacionados |

Introducción

La Norma Internacional de Información Financiera Nº 16 "Arrendamientos" (en adelante “NIIF 16”), publicada por el IASB en enero 2016, entró en vigencia el 1º de enero de 2019. Esta norma sustituye la norma contable vigente hasta el 31 de diciembre de 2018, la NIC 17.

La norma no aplica en caso de NIIF para PYMES.

En la presente entrega describiremos los aspectos de carácter general establecidos por dicha NIIF.

Contenido

El objetivo de la NIIF 16 es reportar información que represente fielmente las transacciones de arrendamientos y proporcione una base para que los usuarios de los estados financieros evalúen el monto, el tiempo y la incertidumbre de los flujos de efectivo que surgen de estos, ya que la mayoría de las compañías arriendan activos significativos para utilizarlos en su negocio.

El cambio clave es el incremento en la transparencia, ya que la norma contable anterior hacía difícil para los inversores y otros usuarios obtener una información precisa de los activos y pasivos de arrendamientos de una empresa. Y en particular, el impacto de la existencia de compromisos de pago significativos no reflejados en los estados financieros.

La NIIF 16 se basa en el concepto de control para la caracterización de los arrendamientos, distinguiéndolos de los contratos de servicio, en función de la capacidad del cliente de controlar el activo objeto de arrendamiento.

Los cambios más importantes se visualizan en la contabilidad del arrendatario, en la cual desaparece la distinción entre arrendamientos operativos y financieros. Para los ejercicios iniciados dese el 1 de enero de 2019, todos los arrendamientos deberán verse reflejados en el estado de situación financiera, tanto los financieros como los operativos. En cambio, en la contabilidad de los arrendadores, prácticamente no hay modificaciones: la nueva norma mantiene sustancialmente los requisitos de la NIC 17, y se deberá seguir realizando la distinción según el tipo de arrendamiento.

La NIIF 16 exige que el arrendatario reconozca a la fecha de inicio del contrato, los activos y pasivos que surgen de un arrendamiento cuyo plazo sea mayor a 12 meses, a menos que el activo arrendado sea de bajo valor.

Se requiere que el arrendatario reconozca un activo por derecho de uso, que representa su derecho a utilizar el activo arrendado, y un pasivo por arrendamiento, que representa su obligación de realizar los pagos correspondientes.

Los activos y pasivos que surgen de un arrendamiento se miden inicialmente sobre una base de valor presente. La medición incluye los pagos futuros de arrendamientos no cancelables previstos en el contrato, así como también los pagos que se realizarán en períodos opcionales, siempre que el arrendatario posea la certeza razonable de ejercer una opción para extender el arrendamiento, o no ejercer una opción para rescindir el mismo.

Para determinar el valor presente inicial podrá utilizarse como tasa de descuento la del interés marginal que podría tener la empresa para un préstamo sin garantías por un monto igual al del activo a arrendar o la tasa implícita del contrato de arrendamiento.

El activo y el pasivo por el arrendamiento se deben presentar en el estado de situación financiera.

En cuanto al estado de resultados, el arrendatario reconocerá la amortización del derecho de uso del activo y el gasto por interés del pasivo por arrendamiento (gasto financiero). La amortización generalmente será li-neal.

En cuanto al estado de flujos de efectivo, se deben exponer los pagos por el principal y sus respectivos intereses en los flujos de financiamiento. En cambio, los gastos por arrendamiento a corto plazo o por bajo valor serán imputados a los flujos operativos.

Los principales bienes arrendados afectados son: inmuebles, maquinarias, equipos y vehículos.

Las excepciones a la aplicación de esta norma son: arrendamientos a corto plazo (el período de arrendamiento es igual o inferior a 12 meses, incluidas las opciones de extenderlo y siempre que  no incluya la opción de compra);  arrendamientos de activos de bajo valor y los arrendamientos contemplados por otras normas específicas (arrendamientos de yacimientos minerales, petróleo, gas, y recursos no renovables, acuerdos de concesión de servicios, licencias de propiedad intelectual, y activos biológicos).

Conclusiones

La nueva norma vigente introduce modificaciones significativas para las empresas uruguayas que aplican NIIF “full”.

Adicionalmente, la nueva norma modifica los indicadores habituales claves de rendimiento y endeudamiento utilizados por las entidades, inversores y analistas tales como el EBITDA, EBIT y acuerdos de convenants entre otros.

rradesca@bdo.com.uy