This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
  • Impuesto de Enseñanza Primaria 2020
Artículo:

Impuesto de Enseñanza Primaria 2020

17 febrero 2020

Cra. María Noel Mazuqui - [email protected] |

El Impuesto de Enseñanza Primaria es un impuesto anual que grava las propiedades inmuebles urbanas, suburbanas y rurales para financiar los gastos e inversiones del Consejo de Educación Primaria (CEP).

A continuación, repasamos los principales aspectos a tener en cuenta para su liquidación en el presente año 2020 previo al vencimiento de la primera cuota, el próximo 29 de mayo.

DETERMINACIÒN DEL IMPUESTO

Su base de cálculo es el promedio de los valores reales catastrales de los últimos 5 años, actualizados por el Poder Ejecutivo.

Para los padrones urbanos, suburbanos y rurales sin explotación agropecuaria, DGI determina el impuesto y los contribuyentes pueden consultar su deuda con los siguientes datos:

  • Datos del padrón: departamento, localidad, número de padrón, número de apartamento, bloque, torre y planta, o
  • Número identificador del padrón: es único y se exhibe en los recibos de pago.

En el caso de los padrones rurales con explotación agropecuaria, cada contribuyente debe liquidarlo mediante la presentación del  Formulario 3980, a través las redes de cobranza habilitadas o enviándolo a través del sitio web de DGI, para lo que es necesario previamente firmar un contrato de adhesión.

PAGO DEL IMPUESTO Y OBLIGADOS

La ley Nº 19.333 del 31/07/15 determinó que a partir del 1º de enero de 2018 sea DGI quien tendrá a su cargo la recaudación, administración y fiscalización del impuesto.

El hecho generador del Impuesto de Enseñanza Primaria se configura al 1º de enero de cada año y el impuesto se puede abonar en una o en tres cuotas (con vencimientos en mayo, agosto y octubre).

Deben pagar el impuesto, los propietarios, promitentes compradores (con o sin promesa inscripta), usufructuarios y poseedores de bienes inmuebles urbanos, suburbanos y rurales de todo el país, siempre que el valor imponible expuesto en la cédula catastral sea superior al monto exonerado ($ 190.878 valor 2020).

El comprador de un inmueble se convierte en contribuyente del impuesto a partir del año civil siguiente al de adquisición del mismo. El vendedor es quien paga el impuesto hasta el año de la venta inclusive.

MONTOS, ALÍCUOTAS Y CÁLCULO

En el sitio web de DGI se informan los montos imponibles y las alícuotas del impuesto (que van desde 0.15% a 0.30%) así como también el calendario de pagos.

El impuesto se determina de la siguiente manera: primero, se identifica la franja en la que queda comprendido el valor imponible que figura en la cédula catastral, y luego, se aplica la alícuota correspondiente al referido valor.

EXONERACIONES

Se encuentran exonerados del pago del impuesto:

  • Los propietarios de padrones rurales que exploten a cualquier título padrones que en su conjunto no excedan las 200 hectáreas Índice Coneat 100, y presenten en la Intendencia respectiva el certificado emitido por el Ministerio de Ganadería, que acredite su calidad de productor familiar e información de los padrones explotados.
  • Los propietarios de padrones rurales que exploten padrones que en su conjunto no excedan 300 hectáreas Índice Coneat 100 no comprendidos en el grupo anterior y declaren la información correspondiente al registro de estos padrones ante BPS y DICOSE dentro de los 120 días del ejercicio que desee exonerar.

Existen otras exoneraciones específicas entre las que se destacan: las cooperativas de vivienda, bosques y montes citrícolas, así como también las instituciones de enseñanza privada y cultural de la misma naturaleza, los sujetos pasivos del impuesto que hayan dado inmuebles en comodato al Estado y Gobiernos Departamentales, entre otros.

FACILIDADES

Quienes se encuentren en situación de adeudo podrán acceder a convenios de pago siempre que no hayan incumplido más de dos convenios anteriores y el monto adeudado no sea inferior al mínimo establecido a estos efectos.

PARA TENER EN CUENTA

La Ley de Inclusión Financiera establece que si el monto del impuesto a abonar es superior a UI 10.000 (aprox. $ 43.600) deberá realizarse el pago a través de medios de pagos electrónicos. Asimismo se podrá cancelar dicha obligación con cheques de pago diferidos, comunes cruzados, o letras de cambio cruzadas emitidas por una Institución de Intermediación Financiera.

Para el caso de los padrones rurales con explotación agropecuaria, si bien inicialmente no se permitía la cancelación del impuesto mediante certificados de crédito ni la imputación de pagos a cuenta de otros impuestos recaudados por el ente, en junio de 2018 se emitió la  Resolución Nº 6096/18 que deja sin efecto esta restricción.

Cra. María Noel Mazuqui - [email protected]