This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
Artículo:

Facturación Electrónica - El desafío que enfrentan los contribuyentes hoy

11 setiembre 2020

El proceso gradual de incorporación al sistema de facturación electrónica continúa su camino abarcando cada vez más contribuyentes al son de un difundido calendario que, si bien ha recibido algunas modificaciones, pretende universalizar el régimen en el presente año 2020. El desafío que enfrentan los contribuyentes consta de varias fases y promete beneficios para todos sus actores.

LAS FASES DEL PROCESO

Una vez que la empresa recibe la notificación para postularse al régimen por parte de la Dirección General Impositiva (DGI), se ingresa en un contexto de prueba llamado “testing” en el cual, gestionando un usuario, clave y certificado electrónico, podrá emitir sus primeros Comprobantes Fiscales Electrónicos (CFE). Si esta etapa es cumplida satisfactoriamente se producirá la certificación, por medio de la cual el contribuyente obtiene la habilitación para operar como emisor y receptor electrónico, así como la constancia de autorización de emisión (CAE) que contiene el rango y tipos de CFE que se podrán expedir en la etapa de producción.

DGI ha ampliado el abanico de CFE incluidos en el sistema para adaptarlo a las múltiples necesidades de sus participantes. Se podrán emitir desde e-tickets, e-facturas y sus respectivas notas de corrección hasta: e-remitos, e-resguardos, entre otros.

En este escenario también operan otros actores llamados Proveedores Habilitados; son prestadores de software inscriptos en el Registro de Proveedores Habilitados que ha conformado la Administración y que entre sus cometidos se encuentra guiar a los usuarios en las etapas de postulación y certificación.

¿QUIÈNES SE ENCUENTRAN OBLIGADOS A POSTULARSE EN EL PRESENTE AÑO?

El 1º de febrero de 2020 finalizó el plazo para la postulación de todos los sujetos pasivos de impuestos administrados por DGI cuyo cierre de ejercicio económico se hubiera producido en el primer semestre del año 2019 y cuyas ventas superaran las 305.000 UI ($ 1.228.388).

La Resolución N° 987/2020 prorrogó hasta el próximo 1º de diciembre el plazo para aquellos contribuyentes que finalizaron sus ejercicios económicos en el segundo semestre de 2019 superando las 305.000 UI ($ 1.228.388) de ingresos.

¿CUÀLES SON LAS CONSECUENCIAS DE NO ADHERIRSE EN EL PLAZO ESTABLECIDO?

Incumplir el plazo otorgado por DGI para postularse podrá derivar en la suspensión del certificado único y generar sanciones por contravención provocadas por la omisión de cumplir con las formalidades de la documentación.

Sin embargo, aquellos contribuyentes cuyo negocio sea exclusivamente la actividad agropecuaria y sus ingresos en el ejercicio no superen las 4.000.000 UI continúan sin estar obligados a incorporarse al régimen.

BENEFICIOS PARA CONTRIBUYENTES DE MENOR CAPACIDAD ECONÓMICA

Según establece el Decreto Nº 206/019 y recoge la Resolución Nº 3738/019, considerando la conveniencia de expandir este nuevo régimen y generalizarlo entre los contribuyentes, DGI ha implementado un plan de beneficios para que empresas de menor porte económico accedan sin costo a un paquete básico de soluciones en facturación electrónica acorde a las características de su negocio.

El beneficio consiste en una devolución de un importe máximo de 80 UI mensuales (equivalentes a $ 349 en 2020) del pago mensual que realicen a proveedores inscriptos en el Registro de Proveedores Habilitados por servicios que hubieran contratado entre el 1º de noviembre de 2019 y el 31 de diciembre de 2021.

Los beneficiarios podrán ser: contribuyentes de IVA mínimo, IVA Servicios Personales, IRAE o IMEBA que inicien sus actividades; o contribuyentes que se encuentren tributando IVA mínimo o los mencionados contribuyentes con ingresos inferiores a 750.000 UI en el ejercicio anterior ($ 3.273.975 en el año 2020).

Por otra parte, los contribuyentes de IVA mínimo con un grado mayor de facturación podrán obtener un beneficio de hasta un 70% del arrendamiento mensual de terminales POS integradas a soluciones de facturación electrónica.

 

BENEFICIOS PARA TODOS

Contribuir a combatir la evasión fiscal y la informalidad se encuentran entre los principales motivos que impulsan a la Administración para promover la modalidad de facturación electrónica, generando un ambiente de competencia leal para aquellos contribuyentes que cumplen con sus deberes día a día. Otra bondad del régimen es que genera información en mayor cantidad y calidad.

También es destacable a nivel social la promoción de la sustentabilidad ambiental a través de un uso más razonable de los recursos.

Por su parte, las empresas aprecian una considerable disminución en sus gastos operativos en materia de impresión, logística de distribución y almacenamiento físico de documentación.

[email protected]