This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
Artículo:

Enmiendas a la NIIF 16 “Arrendamientos”

21 agosto 2020

Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) no son ajenas a los efectos del Covid-19.

Es por ello que, en la presente entrega, analizaremos las enmiendas que el IASB (Comité de Normas Internacionales de Contabilidad) ha realizado a la NIIF 16 (en adelante, la “Norma”) en el mes de mayo de 2020. El objetivo de estas es simplificar los requisitos del arrendatario en la contabilización de los arrendamientos como consecuencia de la pandemia.

Recurso práctico para el “Arrendatario”

La modificación a la Norma plantea una solución práctica para los cambios en arrendamientos que ocurren como consecuencia directa de la pandemia Covid-19 y solo si se cumplen las siguientes condiciones (párrafo 46B):

(a) el cambio en los pagos por el arrendamiento (pago de las cuotas) resulta en una contraprestación sustancialmente menor o igual que la inicial;

(b) cualquier reducción en la cuota afecta solo a los pagos originalmente vencidos el 30 de junio de 2021 o antes;

(c) no hay otros cambios sustanciales en los contratos de arrendamiento.

Si se cumplen estas condiciones, el arrendatario podrá optar por no considerar estos cambios como una modificación del arrendamiento. Pero si lo hace, deberá registrar cualquier cambio en los pagos de los arrendamientos en resultados. Se entiende por modificación, un cambio en el alcance del arrendamiento, o una consideración que no era parte de los términos y condiciones acordados inicialmente.

Una vez analizados los requisitos expuestos anteriormente, y siempre que se cumpla con los mismos, el arrendatario podrá aplicar el recurso práctico a todos los contratos de alquiler relacionados a arrendamientos con similares características y circunstancias. De esta manera, no contabilizará el cambio en los pagos como una modificación de los arrendamientos, y éstos serán contabilizados como un pago de arrendamiento variable, registrándose en resultados en el período en el que el evento desencadena esos pagos.

Sin embargo, aun cumpliendo con todos los requisitos, el arrendatario puede no hacer uso del recurso y los ajustes al pasivo por los arrendamientos deberán determinarse utilizando una tasa de descuento revisada, y registrarse contra el activo por derecho de uso.

Vigencia

Se aplicará a períodos anuales que inician el 1 de junio de 2020 y posteriores, permitiéndose también su aplicación anticipada.

Transición

Un arrendatario deberá aplicar los efectos relacionados con Covid-19 en los contratos de alquiler en forma retrospectiva. Debe reconocer este efecto como un ajuste al saldo inicial de los resultados acumulados, al comienzo del período anual de presentación de estados financieros en el que se aplica esta modificación por primera vez.

Lo que debemos revelar en los estados financieros

Al aplicar el recurso práctico, el arrendatario revelará:

(a) que ha aplicado la solución a todos los contratos de alquiler que cumplen las condiciones del párrafo 46B de la Norma o, si no se aplica a todos, información sobre la naturaleza de los contratos a los que se le ha aplicado; y

(b) el importe reconocido en el resultado del período sobre el que se informa para reflejar los cambios en los pagos de arrendamiento que surgen de las reducciones de alquiler a las que el arrendatario ha aplicado la solución práctica.

Comentarios finales

Respecto a los efectos de aplicar el recurso práctico, lo que resulta en que las ganancias se registren en resultados, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

(a) las ganancias no deben ser presentadas como “ingresos” ya que no se relacionan a “ingresos que surgen de las actividades ordinarias de la entidad”;

(b) la normativa no permite que las ganancias reconocidas como un resultado de haber aplicado el recurso práctico sean compensadas contra gastos;

(c) determinar la presentación apropiada de las ganancias puede depender de la naturaleza del contrato que da lugar a las ganancias.

Por ejemplo, si la ganancia es reconocida por el diferimiento de los pagos de arrendamiento, será apropiado registrar esta ganancia como un ingreso financiero, ya que relaciona los pasivos reconocidos de la entidad.

Si se reconoce una ganancia por la condonación de pagos de arrendamiento, será apropiado presentar esta ganancia en otra partida entre las actividades operativas, ya que no se relaciona únicamente a un beneficio que surge de una transacción financiera.

[email protected]