This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
Artículo:

Efectos del COVID-19 sobre el régimen de Precios de Transferencia

19 junio 2020

María Noel Mazuqui - [email protected] |
Ricardo Castro , RAS / Precios de Transferencia - Gerente |

INTRODUCCIÓN

La pandemia provocada por el COVID-19 no sólo está provocando efectos en la salud de la población sino también en la “salud” de las empresas. Desde hace tiempo el papel de los Grupos Multinacionales (en adelante “GM”) se ha incrementado como consecuencia de la integración de las economías y el progreso tecnológico; planteando desafíos fiscales para las administraciones tributarias de los países y que han sido recogidos en preceptos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en materia de Precios de Transferencia (en adelante “PT”).

Es innegable que el COVID-19 impacta en las actividades de las empresas suponiendo significativas disminuciones en las ventas, cierre temporal o definitivo de recintos comerciales, paralización de procesos productivos, volatilidad de mercados, incrementos de costos por protocolos sanitarios, entre otros. Parecería poco razonable hablar sobre PT cuando la prioridad hoy es sostenernos lo mejor posible y adaptarnos al nuevo concepto de normalidad. Sin embargo, la situación actual no exime a las empresas de ser objeto auditorías fiscales y de estar obligadas a poner a disposición de las autoridades la documentación de respaldo de resultados poco favorables a causa de la pandemia. Las empresas deben recopilar y almacenar toda la información de los ajustes en políticas y acuerdos.

POTENCIALES EFECTOS ECONÓMICOS DEL COVID-19 PARA LOS GM

Financiamiento Intra-grupo

Uno de los efectos más esperados es la disminución de los flujos de caja a lo largo de la cadena de valor.  Esto provoca la necesidad de renegociar las condiciones de préstamos concedidos en aspectos como: tasas de interés preferenciales, periodos de gracia para cancelación de capital e intereses, entre otras. En este aspecto se podrían evaluar ajustes en las políticas de financiamiento para los miembros del grupo atendiendo a las condiciones de los mercados en que operan y que esto se incluya en un contrato intercompany como documentación de PT.

Actividades de manufactura, distribución y prestación de servicios

Si bien estamos ante un fenómeno mundial, la sensibilidad de las distintas industrias ante una recesión económica es particular y puede estar determinada por la porción de costos fijos y variables que componen su ecuación y que requieren un determinado volumen de ventas. La sugerencia aquí es examinar las distintas funciones del proceso productivo antes y después de la crisis y localizar a cuáles corresponden los resultados para determinar si el método de PT continúa siendo aplicable.

Riesgos de los miembros del grupo

Para poder visualizar el impacto en cada subsidiaria es preciso analizar el perfil de riesgo de cada una en su contexto; qué riesgos está asumiendo y si existe cobertura contratada para ello expuesta en los contratos intra-grupo.

Impacto de la disminución de la demanda de los consumidores

La contingencia sanitaria ha provocado la necesidad de evaluar la obsolescencia de los inventarios, efectuar gastos extraordinarios, como, por ejemplo, en tecnología y reestructura de las fuerzas de trabajo y cadenas de logística y suministro de servicios. Es esperable que al realizar análisis comparativos de información financiera de un periodo trianual los valores se vean distorsionados y sea necesario revisar en detalle los reportes de cada sujeto comparable que integre el análisis a los efectos de evitar conclusiones erróneas.

Efecto sobre la documentación y los análisis de comparabilidad

Muchas veces la aplicación de las metodologías de PT se realiza por medio de comparables externos obtenidos a través de bases de datos internacionales (BDI) que procesan la información financiera anual de entidades independientes. En estos casos, y siendo que la documentación de PT deberá ser preparada en fecha de presentación del informe, la información financiera comparable para el ejercicio 2020 no estará disponible. Así, si bien se deberá analizar en detalle cada caso, se aconseja ajustar los resultados de los comparables, a priori identificados con el efecto del COVID-19 por sector económico, complementando el mismo con un análisis de los resultados de los primeros meses del ejercicio.

CONCLUSIÓN

Ante la eventualidad de que una entidad local sufra algunos de los efectos anteriormente mencionados, provocando una reducción significativa de sus resultados, podrá la administración fiscal solicitar que suministre la información de sustento de los mismos y el soporte documental adecuado. Incluir en la documentación de PT un análisis del contexto será primordial y bienvenido.

Por otro lado, los profesionales especialistas en PT, asesores de empresas, deberán prestar mayor atención profundizando la justificación de los acontecimientos de las empresas, vividos por la crisis del COVID-19 y deberán hacer los ajustes de comparabilidad necesarios, a efectos que la empresa bajo análisis sea realmente comparable con la información proporcionada por las BDI. El asesor, hoy más que nunca, será el aliado de la empresa, para realizar una sólida justificación de los PT.

Aunque en Uruguay se han establecido prórrogas y flexibilizaciones en muchas de las obligaciones fiscales, en materia de PT los lineamientos se mantienen, las autoridades impositivas hasta la fecha de publicación de este artículo no han realizado ningún anuncio público por lo que se sugiere estar atentos para evitar sanciones, y no olvidar las obligaciones de documentación referentes al ejercicio fiscal 2019 que vencen en setiembre del presente año.

[email protected] - [email protected]