• ¿Qué debemos tener en cuenta en relación a las retenciones de IP al 31 de diciembre?
Artículo:

¿Qué debemos tener en cuenta en relación a las retenciones de IP al 31 de diciembre?

03 diciembre 2019

Cra. Katherin Viera, Senior de Asesoramiento Contable & Outsourcing - [email protected] |

Se acerca fin de año y es importante que todas las empresas contribuyentes del IRAE tengan presente el cargo fiscal que pueden afrontar como resultado de ciertos saldos pasivos mantenidos al 31 de diciembre. A continuación, procederemos a repasar los puntos más sobresalientes de la normativa vigente en nuestro país en materia de retenciones del Impuesto al Patrimonio (en adelante “IP”).

Régimen vigente

El Título 14 del T.O 1996 (“T14”) que regula el IP, designa como contribuyentes del impuesto, entre otros, a las personas físicas (por el importe de su patrimonio fiscal que exceda el mínimo no imponible establecido) y a las personas jurídicas del exterior, siempre que posean bienes en el país. Asimismo, dispone en su artículo 7 que el patrimonio comprende todos los bienes situados, colocados o utilizados económicamente en la República.

¿Todos los activos están gravados por IP?

No, la norma establece algunas exenciones: saldos de precios derivados de importaciones, préstamos y depósitos de personas físicas y jurídicas extranjeras domiciliadas en el exterior (art. 22 T14).

La primera exención refiere a las deudas contraídas por entidades locales por la compra de bienes situados en el exterior y en los exclaves aduaneros.

En cuanto a los préstamos, no cualquier pasivo financiero puede reputarse como tal, dado que debe existir un respaldo de la naturaleza de la operación que demuestre que éste ha sido efectivamente realizado, según postura de DGI.

Por oposición, todos aquellos saldos no incluidos en alguna de estas tres categorías estarán sujetos al gravamen, como ser los saldos por servicios prestados, comisiones de exportación, regalías y dividendos a cobrar por parte de personas (físicas/jurídicas) del exterior, anticipos efectuados por clientes del exterior, entre otros.

¿Quiénes deben volcar el impuesto a DGI?

Las entidades comprendidas en el IRAE que sean deudoras de personas físicas domiciliadas en el extranjero o de personas jurídicas constituidas en el exterior, que no actúan en el país por medio de establecimiento permanente (EP), son agentes de retención del IP generado por los activos no exentos que éstas posean al 31 de diciembre de cada año.

Vale destacar que la fecha de determinación del impuesto es el cierre del año civil, con total independencia del cierre de ejercicio económico de la entidad local que efectúa la retención.

Por otra parte, aquellas entidades del exterior que poseen un EP en Uruguay computarán sus activos en el país a través de él, por lo que abonarán el impuesto en cabeza propia.

Tasas

En caso de tratarse de personas jurídicas del exterior, la tasa del impuesto es 1,5%, aumentando a 3% para entidades residentes, domiciliadas, constituidas o ubicadas en países o jurisdicciones de baja o nula tributación, o que se beneficien de un régimen especial de baja o nula tributación (conocidas como entidades BONT). A tales efectos, DGI ha publicado una lista de jurisdicciones BONT, actualmente vigente según la Resolución Nº 10.730 del año 2018.

Para personas físicas del exterior, el impuesto se determina en función de tasas progresivas que varían según tributen o no el Impuesto a la Renta de los No Residentes.

Convenios para evitar la doble imposición vigentes

En la determinación de la correspondencia del impuesto no deben dejar de considerarse los convenios para evitar la doble imposición firmados por Uruguay, ya que si el pasivo es con una empresa residente fiscal de un país con el que existe convenio, se estará a lo dispuesto en el mismo, y en principio no aplicaría la retención.

Oportunidad de la declaración y pago

Si bien el impuesto se determina sobre saldos mantenidos al 31/12, el pago se realiza en el mes de mayo del siguiente año. Sin perjuicio de lo anterior, para empresas del grupo de contribuyentes CEDE el mes de cargo con el cual se volcará la retención será abril, mientras que para las incluidas en el grupo NO CEDE será diciembre. A su vez el pago debe ir acompañado de la presentación del formulario Nº 2183 de DGI en el que se identificará el impuesto retenido.

La norma reglamentaria establece que los agentes de retención podrán repetir el impuesto pagado contra los correspondientes sujetos pasivos, si bien en la práctica habitual el mismo es soportado por el responsable local, que termina asumiendo una pérdida que no resulta deducible a efectos fiscales en su liquidación de IRAE.

En síntesis

En función de lo comentado anteriormente y en virtud de su rol como agentes de retención, es relevante que las empresas realicen, en forma previa a la culminación del presente año, un análisis de qué pasivos mantienen, con qué entidades, la naturaleza de los mismos y si es posible cancelarlos antes del 31/12 a efectos de prescindir del pago del gravamen, que en la mayoría de los casos es soportado en cabeza del responsable sin posibilidad de repetición.

La decisión en cuanto a la conveniencia o no de cancelar dichos pasivos, también debería realizarse considerando asimismo los efectos que ello acarrea en la propia liquidación de IP de la empresa local.

[email protected]